Nuestros valores de Adoración
Leading worship in the Vineyard - Dan Wilt

 


a) Valoramos la intimidad en la adoración
Intimidad en cualquier relación, que no solo pase cuando las luces están tenues y la música se ponga suave. Intimidad puede ser ruidosa y de celebración, o suave y dulce. Intimidad es una actitud, el posicionamiento de un corazón hacia los demás.
La intimidad pasa cuando un corazón elige hacerse así mismo vulnerable a otro, es el elegir sacrificarse así mismo por encima de los derechos propios, el rendir cuentas de tu vida personal antes que cuidar tu reputación o apariencias.
Dios se ha dispuesto a ser íntimo, honesto y vulnerable con nosotros, para que lo podamos conocer. Él se ha revelado así mismo, su amor y lo profundo de su persona a nosotros. Cuando nos volvemos hacía Él, y respondemos a su amor con honestidad, vulnerabilidad y completa apertura, es entonces en que nos vemos comprometidos en la intimidad de la relación a la que Él nos está invitando.
Podrás notar en muchas de las canciones que cantamos en la Viña, que la letra de las canciones habla directamente a Dios e invitándolo y compartiendo con Él. A veces esto pasa en medio de una oración, o un clamor, otras veces en la más sencilla de las canciones de amor. Este tipo de canciones toman su lugar en todo el cuerpo de canciones que las iglesias han cantado a través de los siglos y esta generación ha estado anhelando refrescar este hermoso elemento: comunicación íntima con Dios a través de canciones de amor simples.


b) Valoramos que la adoración sea accesible
Cuando una rampa para silla de ruedas aparece en la entrada del edificio de una corporación, inmediatamente sabemos que es lo que esa empresa está tratando de hacer. Ellos se están haciendo accesibles a aquellos que puedan tener problemas para entrar. Otros puede que ya hayan entrado y que se les hizo muy sencillo; accesibilidad trata de hacer la entrada fácil para todos.
Nuestras canciones mayormente son simples y muy melodiosas, así tratamos de hacer un vía para que todos los que se reúnan en una habitación puedan encontrar el camino hacia Dios a través de las canciones que cantamos.
Nuestra meta musical no es impresionar a la gente con la capacidad de la banda, aún peor con las capacidades de una persona; pero si tratamos de crear hermosamente un espacio musical para que la gente se encuentre con Dios.
Nosotros tenemos una meta siempre ante nosotros como equipo. Nosotros tocamos para que la congregación pueda encontrar la forma de dejar sus cargas con las que llegaron a los pies de Jesús, para que puedan encontrarse con Él en adoración y el vehículo que usamos es la música. Nos preparamos como equipo de adoración para servir, utilizamos todo los talentos musicales que tenemos para quitarnos del camino (no ser el centro de atención) y hacer un camino para que las personas lleguen a ese lugar de encuentro con Dios

.
c) Valoramos ser íntegros en la adoración
La gente tal vez no pueda señalar con sus dedos, pero de alguna forma intuitiva saben si el líder de adoración o cualquier persona está liderando sin integridad en su vida personal con Dios.
En otras palabras, cuando las personas sienten que el “show de adoración” se trata del líder y los músicos y no acerca de la congregación encontrándose con Dios, ellos pueden sentir ese vacío en los tiempos de adoración corporativa.
No podemos cantar canciones acerca de buscar a Dios íntegramente, si nosotros no lo estamos buscando en nuestras propias vidas. No podemos cantar canciones que motiven a tener compasión por los más necesitados, si no estamos buscando activamente servir a los pobres.
Para que los líderes y el equipo de adoración construyan de forma efectiva una comunidad adoradora, este equipo debe de valorar su vida personal con Dios por encima de tomar la oportunidad de expresar sus propios talentos musicales en el escenario.
Cuando lideramos con integridad, le estamos dando de nosotros mismos a la comunidad y tomando nuestro lugar como siervos. Cuando lideramos sin integridad, le estamos quitando a la comunidad, y nos convertimos en parásitos, al elevar nuestros talentos y a nosotros mismos.
En otras palabras, no queremos simplemente lucir bien y sonar bien, queremos realmente ser “buenos”.


d) Valoramos que la adoración sea culturalmente relevante
Nosotros vivimos en un tiempo y en un lugar dentro de la historia. Como iglesias Viña, abrazamos los sonidos y texturas musicales de la música de hoy, eligiendo ser fieles a donde Dios nos ha hecho nacer, y fieles a la comunidad que estamos buscando alcanzar.
Por eso nuestra música no tiene fecha de expiración, porque siempre está al día con los tipos de sonidos de los oyentes de hoy, y lo que a los adoradores les encanta escuchar.
Considerando que valoramos que la adoración sea culturalmente relevante; nos referimos que al dirigir la adoración tenemos que ponerle tensión a algunas verdades. Como comunidad adoradora no queremos crear sonidos con los que no nos sentimos cómodos, pero siempre trataremos de mantenernos con la cultura popular. Al mismo tiempo, que mantenemos esto en tensión sabiendo que queremos evitar los estilos cristianoides o “música cristiana” que estén desconectados con lo que las personas en las calles experimentan u oyen diariamente.
¿Cuál es la respuesta? Buscamos que nuestras expresiones de adoración reflejen la demografía de nuestra iglesia local (ambas partes, dentro y fuera de la iglesia), eso significa que elegimos la “música de hoy” para adorar, integrándola con los sonidos familiares de la iglesia histórica. (Himnos, cánticos, clásicos). El resultado de esta búsqueda será una música muy contemporánea a la cultura, esos sonidos

que cualquier persona podría escucharlos al sintonizar una radio un día común, pero con letra enfocada en Dios.
Mientras hacemos esto nos relajamos y mantenemos un perfil bajo en nuestro intento de acercarnos a la adoración. Es como cuando vamos a la iglesia, normalmente nos vestimos con la ropa que usamos todos los días, así es como tratamos de romper las barreras que la gente percibe de la vida de iglesia y la vida cotidiana. Tratamos de hacer que nuestro lenguaje de iglesia sea tan accesible y entendible como nuestro lenguaje en la calle, tal cual lo hicieron los escritores del Nuevo Testamento. Por esta razón nuestros servicios de iglesia y tiempos de adoración típicamente los lideramos de forma gentil, pastoral, no de forma llamativa, ni deslumbrar o buscar ser el centro de atención.
No estamos tratando de que nadie escale a la fama, nosotros simplemente estamos creando un espacio accesible para que la gente adore, con los sonidos de la música y los estilos de la letra que a ellos les encanta y les es familiar.


e) Valoramos la expectación del Reino de Dios mientras adoramos
Posiblemente es la más significativa y auténtica cualidad del movimiento de la Viña en la actualidad, es el énfasis en los fundamentos teológicos que Jesús enseñó en los evangelios- el Reino de Dios.
Nuestra raíz está en la esperanza hebrea de que la redención vendría, Jesús vino a este mundo declarando al ser humano que el Reino de Dios está a “nuestro alcance”. En otras palabras el Reino de Dios ahora (entre nosotros), y todavía no (aún por venir). Él nos dio degustaciones, como pequeños aperitivos, de nuestra futura herencia a través del Espíritu Santo- sanándonos, renovando nuestras mentes, con encuentros poderosos- aún cuando lo adoramos. A esta idea le llamamos “la presencia del futuro”.
La adoración de la Viña nació en la sala de una casa, donde unas pocas personas se reunieron para participar en el simple acto de adoración. Mientras ellos cantaban canciones a Dios y no solo acerca de Él, crearon el espacio para que el su Espíritu se moviera en medio de ellos. El Reino de Dios empezó irrumpió de formas poderosas y milagrosas.
Cuando nos reunimos a adorar, esperamos que cada individuo y también de forma corporativa tengamos una experiencia de intimidad con Dios. Esperamos que el Reino de Dios irrumpa en ese y en todo momento, sanando, liberando y transformándonos en personas quebrantadas ante Él.
Así también, como parte de nuestra expresión de la adoración en la Viña, nunca queremos perder la dinámica de crear un estilo de adoración que nos dé suficiente “espacio”, tanto musicalmente como espiritualmente para que Dios interactúe con la gente. Para nosotros la adoración no se trata de un radiante líder de adoración y una banda increíble- se trata de servir a Dios y a la gente mientras hacemos un camino para que todos podamos encontrarnos con Él.

Descarga la

versión

completa

Valores de la adoración en la Viña

Viña Studios

Jr. María Parado de Bellido 1159

Universal -Santa Anita

Lima- 43

Tel: +51 3629528

e-mail: admin@vinastudios.org

  • Grey Facebook Icon
  • Grey Instagram Icon
  • Gris Icono de YouTube

ESCRÍBENOS

This site was designed with the
.com
website builder. Create your website today.
Start Now